1 2 3 4

Las coronas y la mayoría de los puentes son prótesis que se colocan de manera fija. A diferencia de las prótesis removibles, que se pueden remover y limpiar diariamente, las coronas y los puentes fijos se cementan sobre los dientes o implantes existentes, y sólo un odontólogo puede extraerlos.

 

¿Cómo funcionan las coronas?

 

Una corona se utiliza para cubrir completamente un diente destruido. Además, se puede utilizar para mejorar el aspecto, la forma o la alineación del diente. Una corona también se puede colocar sobre un implante para lograr la forma y la estructura funcional de un diente. Es posible hacer coincidir el color de las coronas de porcelana o cerámica con el de sus dientes naturales. Otros materiales incluyen el oro y las aleaciones metálicas, acrílicas y cerámicas. Estas aleaciones suelen ser más resistentes que la porcelana, y se recomiendan para los dientes posteriores. En ocasiones, suele utilizarse porcelana cementada a la cara externa de una corona metálica, ofreciendo así una restauración fuerte y estéticamente agradable.

 

El odontólogo recomendará una corona para:

 

 

¿Cómo funcionan los puentes?

 

Si le faltan uno o más dientes, el odontólogo le recomendará un puente. Los espacios libres entre los dientes que faltan hacen que, con el tiempo, los dientes restantes roten o se desplacen hacia los espacios vacíos, lo cual provoca una mordida inapropiada. El desequilibrio causado por los dientes faltantes también puede producir enfermedad de las encías y trastornos de la articulación temporomandibular (ATM).

 

Los puentes se suelen utilizar para reemplazar uno o más dientes faltantes, y ocupan el espacio dejado por los mismos. El odontólogo cementa los puentes a los dientes naturales o a los implantes que rodean el espacio vacío. Estos dientes, llamados pilares, sirven para anclar el puente. Luego, une un diente de reemplazo (en el espacio faltante); este diente se llama póntico, y se une a las coronas que cubren los dientes pilares. Al igual que con las coronas, existen varios materiales para los puentes. El odontólogo puede ayudarle a decidir cuál utilizar, según la ubicación del diente o dientes que faltan, su función, las consideraciones estéticas y el costo. El color de los puentes de porcelana o cerámica se hace coincidir con el de sus dientes naturales.

 

¿Cómo se hacen las coronas y los puentes?

 

Antes de hacer una corona o un puente, el odontólogo debe reducir el tamaño del diente o dientes a fin de que la corona o el puente se ajuste correctamente sobre él. A continuación, el odontólogo tomará una impresión dental para proporcionar un molde exacto para la corona o el puente. Si va a utilizar porcelana, el odontólogo determinará el tinte correcto para que el color de la corona o el puente coincida con el de sus dientes.

 

Utilizando esta impresión, un laboratorio dental hace su corona o puente del material especificado por el odontólogo. Mientras realizan la corona o el puente permanente, le colocará una corona o un puente temporal para cubrir el diente preparado. Cuando la corona o el puente permanente estén listo, eliminará la corona o el puente temporal y cementará el nuevo al diente preparado.

 

¿Cuánto duran las coronas y los puentes?

 

Si bien las coronas y los puentes pueden durar toda la vida, a veces se aflojan o se salen. La medida más importante que puede tomar para garantizar la longevidad de su corona o puente es practicar una buena higiene bucal. Si los dientes o el hueso que sostienen un puente son dañados por una enfermedad dental, el puente perderá el apoyo. Mantenga sus encías y dientes saludables cepillándose con una crema dental con flúor por lo menos dos veces al día y utilizando el hilo dental diariamente. Además, consulte al odontólogo periódicamente para que le realicen revisiones o controles y limpiezas profesionales.

 

Para prevenir daños a su nueva corona o puente, evite masticar alimentos duros, hielo u otros objetos duros.

GALERÍA.-